» Sólo 35% de peruanos lee algún libro, A propósito del Día del Libro
   A propósito del Día del Libro

Sólo 35% de peruanos lee algún libro, A propósito del Día del Libro

Junto con México lideramos el ranking de “no lectores”. Contrariamente, en el Perú la lectoría de periódicos es, de lejos, la más alta. Nuevas tendencias en el mercado del libro.

Desde hace 17 años el 23 de abril se celebra el Día Mundial del Libro, en conmemoración a la muerte coincidente de dos grandes escritores: el inglés William Shakespeare y el español Miguel de Cervantes Saavedra.

En el Perú, en los últimos tiempos, estamos acostumbrados a mostrar ratios destacados en los campos económicos, de exportaciones, de crecimiento del PBI, etc.; sin embargo, de acuerdo con el estudio comparativo presentado esta semana por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), en materia de lectura lideramos tristemente el ranking de los “no lectores” con un alto 65% de personas que reconoce que nunca lee un libro. Sólo nos gana México, con un 73%; otros países vecinos logran mejores ratios en esta materia, como Brasil 50%, Argentina 45%, Colombia 44%, Uruguay 34% y Chile 20%.

Esto explica por qué nos va tan mal en las evaluaciones Pisa de comprensión lectora, que se mide a los estudiantes de todo el mundo, y en la que el Perú está a la saga. Si a esto le agregamos que los propios profesores no comprenden bien los textos, es muy probable que tampoco enseñen eficientemente.

Por otro lado, el plan lector que se incluye dentro de la currícula siempre tiene una lista de textos que algún experto escoge, sin considerar las preferencias de los jóvenes de acuerdo con temas de interés, región donde viven, etc. Por ejemplo, por qué no incluir lecturas como las de Harry Potter, Crepúsculo o muchas otras que los muchachos devoran. Además, deberían flexibilizarse las evaluaciones de acuerdo con las nuevas tendencias y usos, ya que muchos leen primero el final, o los capítulos indistintamente porque están acostumbrados a las herramientas digitales, que les permite amplia flexibilidad o incluso leer simultáneamente más de un libro.

El estudio también refiere que el promedio de consumo de libros por persona es menos de un libro al año, uno de los más bajos de la región. Por otro lado, la mayoría de lectores se encuentra entre los 15 y 25 años, y los compradores de libros se encuentran entre los 25 y 60 años. En cuanto al acceso de préstamo de libros en bibliotecas o salas de lectura, no son muy frecuentes. Un hecho objetivo es que ayuda al acceso los libros piratas y las fotocopias, sobre todo este último caso en los universitarios.

En otra parte del estudio, se señala que, de lejos, el Perú lidera la lectoría de periódicos en la región con el 71%, seguido de República Dominicana con 47%. Hay que precisar que la prensa de mayor lectoría en el Perú es la denominada “prensa chicha”, una prensa trivial que por lo general banaliza la información.


Cuadro comparativo sobre el consumo de libros al año

Nuevas tendencias
El estudio destaca sobre las nuevas tendencias del mercado del libro, sobre todo el referido al libro electrónico, al que se accede desde un computador. En este punto hay que destacar el espectacular crecimiento en ventas de las nuevas Palm, dispositivo de lectura ideal por la versatilidad, el tamaño de pantalla y también por la facilidad de transportar debido a su tamaño y peso reducidos. Desde el lado de los proveedores Sony con su eReader y también Amazon, ofrecen 20 mil títulos a un costo menor que el impreso.

La digitalización ya afecta a los grandes volúmenes como diccionarios o enciclopedias; el caso más notorio fue la reciente suspensión de la impresión en papel de la mítica Enciclopedia Británica, que nació en el año 1768 en Edimburgo y se editaba en los Estados Unidos desde 1902. Como consecuencia de esta digitalización han aparecido nuevas formas de comercialización, como son las ventas de suscripciones para revistas, informes y una serie de documentos y libros. La otra alternativa es la impresión por demanda, lo que permite imprimir unidades o tirajes pequeños. Esto es posible gracias a la nueva tecnología de las impresoras y su bajo coste.

Adicionalmente y como corolario a las nuevas tendencias, el surgimiento de la educación a distancia o e-Learning están potenciando tanto las suscripciones como los libros digitales.

Finalmente, concluye el estudio en que a pesar de todos estos adelantos, el libro en papel goza de buena salud, no corre peligro inminente; lo que sí está cambiando es la producción, distribución, uso y modelo de comercialización y que por mucho tiempo coexistirá con las nuevas tecnologías. 

Por: Justo Zaragoza

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam