Alta deserción universitaria por falta de buena Orientación Vocacional

Oriéntate en Expouniversidad 2017

 

En el ámbito de la educación superior, los principales factores que explican la deserción universitaria están vinculados a los intereses vocacionales, rendimiento académico, solvencia económica y a las características propias de las instituciones educativas. De ahí la importancia de una eficaz orientación vocacional.

 

Un estudio realizado por INSAN Consultores revela que la deserción universitaria en el Perú alcanza el 30%, motivada especialmente por desencuentros vocacionales y razones económicas. Para el 2017, la proyección de ingresantes a diferentes universidades supera los 300 mil, y de este grupo entre 40 y 50 mil jóvenes abandonan sus estudios universitarios cada año. El 70% de los que deciden no continuar pertenece a universidades privadas y el 30% restante a estatales. En términos económicos, tal decisión representa para los padres de familia una pérdida de al menos 100 millones de dólares.

 

Las expectativas por seguir una carrera técnica o universitaria se fundan en el anhelo por desarrollarse profesional y laboralmente. Si estas expectativas se ven frustradas en lo personal, sobre todo en un contexto altamente competitivo donde cada año las empresas e instituciones son más exigentes en sus procesos de selección e incorporación de trabajadores, configurará una crisis de talento, que ya se experimenta en el Perú. Nuestro país mantiene en promedio un 92% de insatisfacción laboral-profesional en distintos sectores.

 

Ante este problema, INSAN Consultores decidió conocer las razones que explican el fenómeno de la deserción universitaria en una muestra de 8 universidades privadas de Lima. A la hora de identificar las razones del abandono se detectaron las siguientes probables causas: problemas económicos, falta de vocación en la carrera profesional, expectativas defraudadas en la formación y bajo rendimiento académico.

 

El estudio reveló que el 30% de abandonos se daba por problemas económicos, sobre todo en aquellos casos en donde el alumno trabaja y estudia. Otro 30% corresponde a la falta de vocación en la carrera profesional, factor vinculado al descontento y la falta de motivación en su visión o proyección profesional. A este respecto, muchos padres de familia obligan a sus hijos a concluir sus estudios, pero a costa de obtener profesionales no competitivos

 

Asimismo, el 25% de los alumnos abandona su carrera porque la formación recibida no cubre sus expectativas. En este punto, la falta de información sobre las profesiones juega un papel decisivo, pues miles de jóvenes optan por una especialidad de la cual apenas conocen algo o casi nada, lo que hace que la elección se dé prácticamente “a ciegas”. Y por último, el 15% restante deserta por bajo rendimiento, apatía, desinterés en los cursos y demás variables relacionadas con la estructura curricular. Así, es posible concluir que la falta de vocación en la carrera profesional, las expectativas defraudadas en la formación y el bajo rendimiento académico son factores que están relacionados entre ellos.

 

Ante esta situación, se hace evidente la necesidad de conocer previamente las habilidades, destrezas y competencias del alumno, para a partir de estas fortalezas orientar mejor su decisión vocacional y su futuro desempeño laboral. Sin embargo, se puede constatar, asimismo, la falta de asesorías dedicadas a la orientación vocacional y al conocimiento profundo de la carrera por elegir –considerando que en los colegios públicos prácticamente no existen psicólogos, y en los privados solo en algunos casos– aunadas a la carencia de asesorías ocupacionales que les permitan entender el mercado laboral donde se desarrollarán y las exigencias que este mercado tendrá a futuro.

 

Una de las consecuencias de este desencuentro entre lo vocacional y lo profesional es la crisis de talentos. Es decir, hay una sobreoferta de profesionales en sectores en los que la demanda está largamente cubierta, y hacen falta profesionales en ámbitos laborales en donde no hay suficiente mano de obra calificada. No es raro, en esos casos, que los empleadores se vean obligados a contratar a especialistas del extranjero, que cada vez más arriban a nuestro país.

 

Se sabe, además, que la falta de motivación e interés en el trabajo se debe a que el empleado no desempeña labores que lo motiven, pues la elección de tal o cual carrera obedeció a factores económicos y no a decisiones personales basadas fuertemente en una vocación. El resultado es que el desempeño que estas personas tienen en sus organizaciones no es de un óptimo nivel. Es por ello que se hace indispensable reorientar a tiempo el interés en una carrera que le permita al estudiante encontrar y explotar sus verdaderos talentos.

 

Una herramienta útil y de probada eficacia para que cualquier estudiante inicie su proceso de búsqueda de su verdadera vocación y pueda decidir con certeza el centro de estudios que le convenga es Expouniversidad, la feria de orientación vocacional más importante del país, dirigida a estudiantes de los últimos años de secundaria, padres de familia, tutores, alumnos de academias y a toda persona interesada en continuar estudios superiores.

 

En sus 16 ediciones, Expouniversidad ha hecho posible reunir a más de 100 universidades e institutos que ofertan más de mil carreras profesionales y técnicas, a instituciones de probada trayectoria, así como a noveles instituciones que ofrecen carreras novedosas y acordes con el mercado laboral. También, los visitantes podrán tener acceso a charlas informativas sobre las diversas carreras brindadas por centros de estudios a cargo de sus representantes, talleres sobre carreras con futuro laboral, además de psicólogos que responderán a las inquietudes vocacionales de los jóvenes, plataformas para tomar test online; y el portal Ponte en Carrera, con información de carreras con mayor demanda y las mejor remuneradas. Por otro lado, información de becas y crédito educativo a cargo del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec).

 

Y todo en un solo lugar.

 

Centro de Exposiciones Jockey (Santiago de Surco)

Días:               7 al 10 de junio de 2017.

Horario:         10:00 a.m. a 6:00 p.m.

 

Compartir: