Situación de los colegios privados

La demanda por la educación privada aumenta sostenidamente, gracias, principalmente, al permanente crecimiento económico, que ha generado un entorno favorable. A su vez, esta situación ha dado lugar a que la mayoría de colegios trabaje al máximo de su capacidad instalada y realicen, además, nuevas inversiones para brindar una mayor cantidad de vacantes. Sin embargo, la dificultad de conseguir terrenos a precios adecuados ha generado una serie de alternativas y nuevas tendencias.

La razón del aumento de la demanda tendría varias causas, tales como: el crecimiento económico del país y la consecuente aparición de nuevas familias con posibilidades de matricular a sus hijos en colegios privados; el hecho de que, cada vez más, ambos padres trabajan y pasan poco tiempo con sus hijos, por lo que procuran que ellos vayan a estos centros educativos; el surgimiento de nuevas familias emergentes, cuyos padres estudiaron mayoritariamente en colegios públicos; la llegada de familias extranjeras, cuyos padres vienen a trabajar al país gracias al buen momento económico; los TLC firmados y las nuevas inversiones de empresas extranjeras; y, finalmente, la idea generalizada de que la educación pública es de mala calidad.

En el segmento alto de Lima resulta sumamente difícil lograr el ingreso de un niño a un colegio, debido a que la demanda ha crecido sostenidamente mucho más que la oferta. Por su parte, los colegios orientados a este segmento han establecido como prioridad para cubrir las vacantes: a los hijos de exalumnos, hermanos de alumnos, hijos de profesores e hijos de la comunidad extranjera a la que está vinculada el colegio. Luego, recién las vacantes están disponibles para nuevos alumnos, dificultad que registra una proporción de hasta 20 postulantes para una vacante. Este hecho ha dado lugar a que muchos padres hagan postular a sus hijos a varios colegios, lo que aumenta la percepción de escasez de vacantes.

Muchos colegios al llegar a su tope de capacidad, no pueden seguir creciendo; con lo cual varias instituciones educativas venidas a menos han resurgido, y otras se han visto beneficiadas reposicionándose en sectores más atractivos y rentables.

Crecimiento y nuevas inversiones
Ante este panorama varias instituciones educativas han realizado importantes desembolsos en los últimos años y otras anuncian un programa de inversiones en infraestructura. Asistimos, así, a un mercado en franco crecimiento y desarrollo. En lo que sigue hacemos un resumen de lo que viene ocurriendo en el sector, así como los nuevos proyectos de inversión y mejora.

La cadena de colegios Innova School del grupo Interbank, que inició sus actividades hace cuatro años con cuatro colegios, empezará sus actividades el 2013 con 18 sedes gracias a US$50 millones de inversión. Sus directivos destacan que la finalidad de este proyecto educativo va dirigido a la base de la pirámide social peruana, para favorecer con educación de calidad a la nueva clase media que ha surgido. Cuenta con modernas sedes en distritos como Ate, Carabayllo, Chaclacayo, Chorrillos, Villa El Salvador, San Juan de Lurigancho, Rímac, San Martín de Porres, San Miguel, Los Olivos, Callao. El objetivo es llegar a tener 70 colegios con 80 mil alumnos en todo el país, con una inversión de US$300 millones hasta el 2020

La cadena de colegios Pamer –constituida en franquicia– ha tenido un enorme crecimiento, logrando la apertura de 23 locales prácticamente en toda la gran Lima y está próxima a llegar a los 20 mil alumnos. Además, cuenta con 13 academias preuniversitarias. Por otro lado, la Corporación evalúa dar el salto a la educación superior.

Los colegios Trilce, con 18 sedes, se encuentran consolidados en el mercado, a pesar de la separación de varias sedes que se han convertido en los nuevos colegios Trento. Los colegios Saco Oliveros han crecido rápidamente y cuentan con más de 20 sedes en Lima Norte, Sur y Este, fundamentalmente. Los colegios Pitágoras tienen cuatro sedes (San Borja, Los Olivos, Comas y SJL). Otros colegios que van creciendo son el Bertolt Brecht, con sedes en Lima, SJL y Comas; Fermin Tangüis, con tres sedes en SJM, SJL y el Callao; SISE, en Surco y SJL; así como San Pío X en Los Olivos y SMP.

El colegio Sor Ana, perteneciente al grupo CEPEA, acaba de comprar el colegio Polar de Pueblo Libre, con lo cual tendrá tres sedes (una en Miraflores y dos en Pueblo Libre). En los últimos años, también varios nidos se expandieron hasta convertirse en colegios, tales como Dante Aligieri, en el antiguo local del colegio italiano Antonio Raimondi en Santa Beatriz; el Villa Jardín School en San Miguel, entre otros. Los promotores del nido La Casa Amarilla tendrían planes de crear un colegio que continúe con la propuesta educativa del nido dirigido al segmento A.

También hay colegios que se han reposicionado, como el colegio San Jorge de Miraflores, que mudó su sede de secundaria a su nueva sede en Villa, Chorrillos, donde ha construido un moderno local, con equipamiento de última generación, amplias áreas recreativas y canchas deportivas; dentro de su estrategia pedagógica se convirtió en un colegio 100% bilingüe y logró su certificación de Bachillerato Internacional. O el Colegio San José de Monterrico, que se refundó en el 2008 y pasó de menos de 400 alumnos a 950 en la actualidad, gracias a la mejora en la gestion, equipamiento y pedagogía.

El 2013 inicia sus actividades el colegio Villa Gratia Dei en su nueva sede de Villa, Chorrillos, con sus aulas de Kinder, e irá creciendo progresivamente, gestionado por un grupo de profesionales que dirige otro colegio en San Borja. Asimismo, para el 2014 se anuncia la apertura del Colegio Lima Villa College, dirigido por la reconocida educadora Rebeca Velasco. La revista Semana Económica también anunció la creación del Colegio Alternativo Villa Persé, liderado por Fernando Farah, vinculado a la empresa Lancaster.

Dificultades para el crecimiento
La principal dificultad para construir nuevos colegios que respondan a la creciente demanda por más vacantes en los segmentos altos y medio altos, es la escasez de terrenos y sus altos costos. Prácticamente no hay terrenos disponibles en los distritos modernos (San Isidro, Miraflores, San Borja, Surco, La Molina). Un colegio premium requeriría, aproximadamente, 10 mil metros cuadrados para albergar a unos dos mil alumnos, terreno que podría llegar a costar US$20 millones, lo cual unido a la construcción demandaría un desembolso de US$22 millones, con un retorno de inversión de entre 6 y 7 años. Tal escenario resulta poco atractivo frente a inversiones en otros proyectos, como centros comerciales o centros empresariales.

Este problema se agrava más aún ante las propuestas de proyectos inmobiliarios que ofrecen a las instituciones educativas hasta US$4,000 por metro cuadrado dada su envidiable ubicación, como es el caso de los colegios San Agustín, Sophianum, SSCC Belén, Santa Úrsula, Isabel Flores de Oliva, etc. Estos extraordinarios precios resultarían sumamente tentadores para algunos promotores, pero la decisión no es fácil ya que las instituciones deben ponderar una serie de factores, tales como buscar nuevos terrenos, su viabilidad en su nueva ubicación, mantener a sus alumnos, etc.

Otro hecho que también influirá negativamente en el crecimiento es la expropiación de terrenos a los Colegios Champagnat, Hiram Bingham y Santa Teresita en el distrito de Surco, para el proyecto de ampliación de la Vía Expresa desde Barranco hacia la Panamericana Sur, con lo cual dichas instituciones perderán importantes áreas recreativas y canchas deportivas. Incluso, en el caso de la moderna infraestructura del colegio Champagnat, la nueva vía dividirá en dos su actual terreno, dejando separados los locales de primaria y secundaria.

Una barrera adicional en el caso de los nuevos proyectos es la dificultad de conseguir licencia municipal para funcionamiento de instituciones educativas y el cambio de zonificación, en vista de que los vecinos normalmente se oponen a tener un centro de estudios cerca a sus viviendas.

Retos y nuevas tendencias
Así las cosas, la solución a la creciente demanda de colegios pasaría por un mix de opciones:

• Mudar los colegios de los distritos de Lima moderna a otros distritos, donde contarían con amplias áreas y modernas instalaciones, aunque habrá dificultad para movilizarse por lo caótico de las vías. Esto ya viene ocurriendo: desde hace unos años funcionan el colegio Euroamericano en Pachacámac, el Cambridge y Villa Alarife en Chorrillos y, recientemente, el San Jorge en Chorrillos. Este año comienza el Villa Gratia Dei, y se anuncian otros Villa Lima School y Villa Persé, todos estos en Chorrillos, donde además ya están ubicándose varias universidades como la UPC, Científica del Sur, San Juan Bautista y, próximamente, construirá su campus la Universidad Esan.

• Construir colegios más pequeños en sus actuales ubicaciones con aulas en varios pisos, con canchas deportivas en otras zonas a las que se trasladarían los alumnos en días u horas especiales. Esto ya es frecuente, muchos colegios tienen varios locales dentro de la zona o distrito, como el colegio Molinari en San Borja, con tres locales (uno para inicial, otro para primaria y un tercero para secundaria); el colegio San Pío X tiene siete locales entre Los Olivos y SMP (dos de Inicial, dos de primaria, dos de secundaria y un complejo deportivo).

• Otra propuesta más osada es dar un uso mixto a los terrenos, es decir, destinar la zona baja a un centro comercial, y los pisos superiores dedicarlos al funcionamiento de colegios, tal como ya viene ocurriendo en otras ciudades.