¿Por qué a través de juegos?


Estudios han demostado que se recuerda mucho más lo que se hace que lo que se escucha y ve, lo cual hace de la participación del alumno un factor clave en el aprendizaje efectivo, interactuando con el tema, viéndolo y escuchándolo. Comprometido así emocionalmente con la situación, a través del juego la experiencia quedará grabada mucho más fuerte y durante mucho más tiempo.


Los juegos son una simulación de la realidad, más simple y divertida. Por ello son ideales para:

• Enseñar en forma amena

• Involucrar a los participantes

•Explicar cualquier contenido en forma atrayente y tentadora.

Cuando juegas “haces de cuenta” que vives una situación


A pesar de que mentalmente sabes que “sólo es un juego”, tus emociones y valores se sienten comprometidos. Es por ello que el juego te permite ensayar y aprender nuevas opciones de comportamiento: porque sabes que “no es verdad, sólo estás jugando”. No hay castigos, ni premios; es un ensayo.

Varios estudios demuestran que recordamos:

• El 20% de lo que escuchamos.

• El 30% de lo que vemos.

• El 50% de lo que escuchamos y vemos.

• El 70% de lo que hacemos.

Esta clarísimo que, si quieres que el aprendizaje sea efectivo, debes lograr que el participante interactúe con el tema, que lo vea y lo escuche. Esto mismo ocurre cuando se lleva un problema al aula: los alumnos “juegan con el problema”, lo ven, lo manipulan, formulan propuestas y oyen las de sus compañeros.

Pero más aún, el juego logra que el participante se comprometa emocionalmente, que se involucre con la situación y esto es muy importante.

Los hechos, los detalles se olvidan pero las sensaciones, las emociones quedan grabadas muchísimo más fuerte y durante mucho más tiempo. Esto es lo que sucede cuando jugamos y ponemos todo nuestro corazón en ganar, en superar el obstáculo.

Y la experiencia indica que no importa demasiado el premio para que esto suceda.

Por ejemplo, cuántas veces vemos mucho más entusiasmo en un equipo de fútbol de barrio, en un amistoso de potrero, que en un cuadro profesional en una final de campeonato. (También son entusiastas los insultos y las patadas). Esto de “jugarse” es lo que diferencia esta actividad de cualquier otra.

¿Qué es la Didáctica a través del juego?

Consiste en la utilización de juegos, en todas las etapas del proceso de aprendizaje.

Esto no es nuevo ya que, por ejemplo, muchos docentes inventan crucigramas para reemplazar las preguntas-respuestas. Con otros juegos se hace más complicado inventar variantes que se ajusten a determinado contenido y nivel.

Proponemos implementar la Didáctica a través del Juego:

• Para facilitar el aprendizaje

• Para que el aprendizaje resulte placentero

• Para involucrarnos con lo aprendido.

• Porque en el juego es esencial la exploración y el descubrimiento.

¿Cómo usar los juegos para enseñar en la escuela?

El juego es una herramienta que facilita el aprendizaje ya que representa un modelo simplificado de la realidad y así, nos muestra formas típicas de actuar y reaccionar de las personas. Con distintos tipos de juego se puede reproducir el proceso, producto o servicio que se desea estudiar.

Además del perfeccionamiento de las habilidades técnicas específicas, el juego mejora las relaciones sociales entre las personas. Las situaciones planteadas dan la oportunidad de experimentar varios modelos de comportamientos y de actitudes.

Ludotemas (www.ludotemas.com) se inscribe dentro del plano de los instrumentales que los alumnos y docentes pueden utilizar para facilitar el aprendizaje.


El juego como metodología
Solemos ver un juego como algo ya hecho, ya probado. Varios libros de juegos traen cientos de ellos, bien definidos, que garantizan diversión. Es como mirar una pintura ya terminada, en un museo. No se puede tocar. Sin embargo podemos concebir al juego como un medio educativo y formativo. Una técnica a través de la cual, se orienta el proceso de aprendizaje.

Es como un vehículo que me lleva a destino. Mientras tenga claro a dónde quiero llegar….

Hay una manera de transformar los juegos, de modo que se pueda educar, formar, capacitar a través de ellos. Se varía parte del juego para que produzca el efecto deseado. Es como plastilina: se puede moldear a necesidad.

El juego es un vehículo, a través del cual “Resolver problemas” deja de ser una obligación, para ser un desafío. Cualquiera de nosotros se sentiría abrumado si tuviera que resolver cuestiones como la economía mundial, las negociaciones de paz, etc. Pero en el marco de un juego surge toda la creatividad a nuestro servicio.

Además el juego resulta un buen disparador. A partir de una situación jugada y vivenciada se puede reflexionar. De esta manera el tema de aprendizaje no les resultará ajeno. Los alumnos se involucran porque lo “han pasado por su cuerpo”.

Juegos para todas las etapas del aprendizaje
Ejemplos:

Etapa de apropiación de un conocimiento nuevo:

En vez de “Siempre que mezclo azul y rojo se forma violeta”.
“¿Qué sucede al mezclar los colores? Probemos…”

Etapa de repaso o fijación del conocimiento adquirido:

En vez de “¿Qué color se formaba mezclando azul y rojo?
“Armemos un dominó de colores….”
Etapa de evaluación
En vez de “¡Saquen una hoja!”
“¡Juguemos!”

El aprendizaje es placentero cuando no se siente un deber.

El rol de los docentes en los juegos
Hay varias maneras en las que un docente puede incluir los juegos en la escuela. Su inserción no necesita ser la misma que la de sus alumnos. Hay 5 maneras de participar, graduadas de menor a mayor:

Proponer juegos

Al proponer juegos, el docente valida que la recreación es parte de la educación. Está interesado en la actividad lúdica. Se actualiza. Reconoce los juegos que interesan a sus alumnos. Muestra que los juegos no son estáticos.

Al sugerir juegos nuevos o variantes de los conocidos, es importante recordar la primera premisa de un juego: si no es divertido, no es juego.

Es común que se transforme en un ejercicio o tarea. Para que sea divertido hacen falta varios condimentos. Uno muy importante es el grado óptimo de desafío: Si es muy difícil, se traba, no se puede jugar. Si es muy fácil, aburre y no hay entusiasmo.

Observar juegos

Al observar a los alumnos jugando, aparecen muchas facetas de la dinámica grupal y varias características individuales. El vínculo con los demás, la aceptación de las normas, la integración al grupo, los modos de organizarse, respetar y esperar turnos, etc. son algunas de las temáticas que aparecen al empezar a observar.

Ayudar en la organización de juegos

Al suscitarse conflictos respecto a los juegos, el docente puede colaborar de diversas maneras. En todas ellas está abordando las temáticas propias de la Formación Ética y Ciudadana: derechos, convivencia, no-violencia, no-discriminación, necesidad y valoración de las normas, etc.

El docente puede ayudar a pensar estrategias que les permitan seguir jugando ante las situaciones conflicto. Así quedará en evidencia que los conflictos son naturales, y que lo que se aprende, es cómo resolverlos con otros.

Jugar con rol diferenciado

Cuando el docente pone el cuerpo para jugar, sucede algo mágico. Ya no está “en el frente”, no es el que sabe y el que toma prueba. Estas etiquetas que la sociedad le coloca a los maestros, y que a veces, el docente se deja poner. “La seño va a jugar con nosotros”

Jugar a la par

El docente puede jugar como uno más. Es más sencillo en los juegos con estructura “todos contra todos”, como por ejemplo la Rayuela. En los juegos de equipo, un adulto ya no podrá jugar como uno más. En cambio, si juega equipo [consultar al autor, acá parece que falta texto]

El valor del juego
“Todo el mundo cree que los juegos de los niños no son más que juegos” dice Platón (en Las leyes)…y luego agrega: “es preciso que por medio de juegos se dirija el gusto y la inclinación del niño hacia aquello a que debe consagrarse para cumplir su destino”.

Platón se refería a las artes y los oficios: “para ser un hombre completo en cualquier profesión es preciso que se ejercite en ella desde la infancia, lo mismo en sus diversiones que en sus actos serios (…) por ejemplo, el que quiera ser un buen labrador o un buen arquitecto, es preciso que se entretenga desde los primeros años, el uno en construir pequeños castillos y el otro en remover la tierra, que el maestro que los enseñe, facilite a uno y al otro pequeños instrumento modelados como los verdaderos…”.

Hoy en día ampliamos esta creencia respecto a todas las áreas de la persona, no sólo a las habilidades manuales. Los niños aprenden, a través del juego, a incluir diferencias, pensar de varias maneras, preguntarse por todo y disfrutar de la vida.

En esta sección, más allá de verlos como medios, métodos para lograr un aprendizaje, veremos al juego como fuente en sí. Cada juego tiene una historia, nos habla de la cultura en que surgió o fue creado, y además ha inspirado a otras áreas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *