Perú avanza 2,4 años de escolaridad en la evaluación PISA

En dieciocho años

Las evaluaciones PISA tienen la virtud de poner a los distintos países que intervienen en ellas dentro de un horizonte comparativo a nivel internacional. Según esto, el Perú es el país que ha mostrado un mejor avance regional y hasta mundial, a pesar de que en comprensión lectora aún queda mucho por trabajar, para que así se pueda acortar la brecha educativa que impacta en el desenvolvimiento profesional de muchos jóvenes y en el crecimiento económico.

 

La evaluación PISA se lleva a cabo cada tres años. Fue creada en Europa por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con la intención de medir los avances en materia educativa de los jóvenes de 15 años. Esta evaluación se ha expandido y cada año más países de todo el mundo la incorporan en sus mediciones. El Perú participó en el año 2000 y, posteriormente, lo hizo desde el 2009. Al tratarse de una encuesta —el universo de estudiantes de esta edad en nuestro país es de 600 mil—, fue evaluada una muestra representativa de 8,028 estudiantes de 342 colegios, de los cuales a nivel nacional el 70% pertenece a colegios públicos y el 30% a colegios privados.

La evaluación mide tres tópicos: comprensión lectora, resolución de problemas matemáticos y, más recientemente, la competencia en ciencias. Al no medir otras materias como las denominadas habilidades blandas —creatividad, innovación, emprendimiento, etc.—, un sector de educadores y líderes han salido a cuestionarla, pues consideran que estas habilidades son incluso más importantes que las materias que se evalúan. No obstante, los resultados sirven como herramienta de trabajo para realizar comparaciones, y conocer los avances y retrocesos en los tópicos evaluados en relación con nuestros pares de Latinoamérica.

En términos generales, los resultados muestran la educación de los países participantes en tres tercios diferenciados. Un primer grupo está compuesto por países asiáticos, que trabajan arduamente para obtener un buen rendimiento; y por algunos países europeos, fundamentalmente nórdicos, los cuales lideran el ranking de las pruebas PISA. Un segundo grupo está compuesto por países desarrollados, competitivos, que no están obsesionados con los resultados pero los consideran como una medición por tomar en cuenta. Y, finalmente, están los países latinos junto a otros países en desarrollo que se encuentran algo rezagados tanto en la prueba PISA como en competitividad.

Las primeras diez ubicaciones del ranking mundial lo ocupan países como China, Singapur, Macao, Hong Kong, Estonia, Canadá, Finlandia, Irlanda, Corea y Polonia, con puntajes que van desde 510 hasta 590. El puntaje promedio de los países de la OECD es de 488 puntos, mientras que los países de Asia del Este y del Pacífico tienen en promedio 483; los de Europa del Este y Asia Central, 467; Medio Este y Norte de África logran un promedio de 415 puntos y, finalmente, Latinoamérica participa con 399 puntos en promedio.

Resultados en Latinoamérica

Para los expertos del Banco Mundial, los pobres resultados obtenidos no hacen más que confirmar que América Latina enfrenta una crisis de aprendizaje y que su desempeño promedio tiene dos años de retraso comparado con los estudiantes de la OCDE. Pero, además, las diferencias en el rendimiento entre los países de la región son muy grandes; por ejemplo, los  estudiantes chilenos rinden en promedio como si estuvieran tres años más adelante que los estudiantes de Republica Dominicana.

En el comparativo, para facilitar la comparación se ha calculado un puntaje promedio de los resultados parciales de comprensión lectora, matemáticas y ciencia. De acuerdo con ello, Chile lidera el ranking con 438 puntos, seguido de Uruguay (424), México (416), Costa Rica (415) y Colombia (406). En el sexto lugar aparece Perú con 402 puntos, en el sétimo lugar Brasil con 400 puntos y Argentina con 395 puntos. Más atrás se ubican Panamá (365) y República Dominicana (334), es decir, Perú ocupa el sexto lugar de los 10 países de Latinoamérica que participan, superando a Brasil y Argentina y muy cerca de Colombia. Perú se ubica prácticamente en la media con 402 puntos.

 

 

Lo interesante es que Perú muestra una tendencia de crecimiento sostenido; en el 2000 logró un puntaje promedio de menos de 330 puntos, similar al actual puntaje obtenido por República Dominicana. Luego, dejó de participar en el 2003 y 2006, para regresar el 2009, y, desde entonces, ha participado en todas las evaluaciones. En el 2009, nuestro país obtuvo 368 puntos en promedio, algo mejor que los resultados del 2000; para el 2012 pasó a 375 puntos, el 2015 subió a 394 y, finalmente, el 2018 se ubicó en 402 puntos, es decir, que ha subido sucesivamente 7, 19 y 8 puntos en cada evaluación. En un principio, Perú aparecía bastante rezagado, pero conforme ha ido participando, esta brecha se ha reducido hasta lograr últimamente una ubicación expectante.

Estos sucesivos crecimientos han sido destacados tanto por los organizadores como por la prensa mundial, pues no solo son las mayores cifras, sino que son de los pocos resultados que implican una mejora significativa. A continuación, se muestra el crecimiento por cada una de las tres materias comparado con el de otros países de Latinoamérica.

Viendo los cuadros que muestran la evolución de los resultados PISA de las tres  materias consideradas, desde el año 2009 podemos tener una idea más precisa de las tendencias y comportamientos de cada país. En cuanto al tema de comprensión lectora, si bien el Perú está en el último lugar, la  brecha se ha acortado y ahora se ubica a solo un punto de Argentina y a 10 puntos de Brasil y Colombia. En matemáticas, luego de un crecimiento destacado, el Perú se encuentra ubicado en la media por encima de Argentina, Brasil y Colombia, y a dos puntos de Costa Rica; mientras que en la evaluación de ciencias queda empatado con Brasil y Argentina por debajo del resto.

En resumen, analizando el bloque, casi todos los países han tenido altibajos, pero se han mantenido estancados en el tiempo; Costa Rica y República Dominicana incluso han retrocedido en los puntajes a lo largo de estas mediciones. Los países que han mostrado un crecimiento moderado son Chile y Colombia, que en el periodo 2000 al 2018 habrían logrado avanzar 1.4 y 0.9 años de escolaridad, respectivamente, mientras que Perú (el país que más ha mejorado) habría avanzado en 2.4 años de escolaridad, lo cual es una noticia alentadora.

Resultados en el Perú

La prueba PISA se tomó en 342 colegios (281 colegios en el 2015), siendo esta una muestra representativa de todo el Perú. Si bien es el país que más avanzó a lo largo de las evaluaciones PISA, lamentablemente  es el menos equitativo de toda Latinoamérica, con resultados bastante heterogéneos, sobre todo en el caso de los extremos, donde la brecha es muy grande.

En términos generales, por ejemplo, en el área de comprensión lectora tenemos que un 0.8% de estudiantes logra el nivel superior, equivalente al promedio de la OECD; un 45% alcanza el nivel básico —que fluctúa entre los niveles 2, 3 y 4— considerado de aceptable a bueno, pero un alto 54% se encuentra por debajo de este nivel. Los estudiantes de este último grupo no pueden identificar la idea principal en un texto, encontrar información basada en criterios explícitos, o reflexionar sobre el propósito y forma de los textos cuando se les indica explícitamente que lo hagan. En estas condiciones, no podrán continuar aprendiendo, y el riesgo de que abandonen la escuela será alto.

Si comparamos los sectores extremos de los favorecidos que estudian en los colegios privados más reconocidos, estos pueden logra un puntaje de 450, comparable a los resultados que obtienen los estudiantes de Chile; mientras que los estudiantes de colegios menos favorecidos, como los ubicados en los distritos alejados de la sierra y selva o en las zonas rurales, logran puntajes de entre 300 y 343, muy similares al puntaje obtenido por República Dominicana, con lo cual estamos hablando de una brecha de 3.5 años de escolaridad, considerando que una diferencia de 30 puntos equivale a un año de escolaridad.

 

Conclusiones:

Es muy importante que el Perú continúe participando en estas evaluaciones, que sirven para compararnos con los países de nuestra región y de todo el mundo, así como detectar aciertos para replicarlos o fallas para corregirlas, ya que lo que no se mide, no se puede mejorar.

De acuerdo con los resultados de estas evaluaciones, el Perú es el país que más mejoró y no solo en la región, sino también a nivel mundial. Destacó en las tres materias evaluadas; sin embargo, deben examinarse los motivos por los que la materia de comprensión lectora ha tenido una mejora moderada.

Urge que el Ministerio de Educación (Minedu) en coordinación con los otros ministerios, gobiernos regionales y locales trabaje en reducir las desigualdades en los sistemas educativos, que disminuyen las oportunidades, y retrasan el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *