El 80% de estudiantes del 5.° no sabe qué carrera seguir al terminar el colegio

“Tres de cada diez universitarios abandonan sus estudios; mientras que otros dos se cambian de carrera en el camino. De los cinco que llegan a terminar la carrera, solo dos señalan que volverían a estudiar lo mismo», indicó Justo Zaragoza, director de Grupo Educación al Futuro.

 

El mercado laboral es muy dinámico, cada año se crean nuevas carreras, y la pandemia ha variado radicalmente el requerimiento de profesionales, revalorando algunos y acelerando la demanda de nuevas e innovadoras carreras, pero, además, en los últimos cuatro años han salido del mercado 46 universidades al ser denegadas por la Sunedu. En este escenario, es fundamental que los jóvenes deben informarse sobre el amplio abanico de opciones de carreras profesionales y técnicas disponibles.

Expo Universidad, con su eslogan “Toda la oferta educativa en un solo lugar”, es una estupenda opción para brindar información y orientar a los jóvenes, más aún cuando ocho de 10 estudiantes no tienen definido qué carrera estudiar a inicio de año. El costo de elegir una carrera apresuradamente puede ser alto, lo que se traduce en deserción, cambio, retraso, frustración y sobrecosto económico para los padres.  El sistema educativo peruano lamentablemente contribuye a este hecho, puesto que la secundaria aquí es de solo cinco años en lugar de seis, como ocurre en muchos países, por lo que buen porcentaje de jóvenes concluyen sus estudios con solo 16 años, algunos incluso a los 15 y deben decidir qué carrera seguir sin la madurez necesaria. Por otro lado solo el 20% de colegios cuentan con psicólogos, pero inclusive en estas instituciones, al tener gran población pocos pueden trabajar adecuadamente los temas vocacionales.

¿Cómo elegir una carrera?

Antes de tomar alguna decisión, es fundamental que el joven indague sobre su vocación, apoyado por la orientación de psicólogos, para luego ubicar sus áreas de interés y conocer todas las opciones de estudios que existen tanto técnicas como profesionales. No debe hacerlo sobre un pequeño grupo de las carreras tradicionales ni debe ser influenciado por familiares o amigos, sino sobre la base de buena información. Hay que tener en cuenta que un joven puede tener más de una vocación, y esta inclinación debe ser depurada de acuerdo con aquello que le gusta hacer, que le apasione o interese, para, finalmente, evaluar las carreras con futuro laboral que más se aproximen a su interés. Si la duda persiste, lo mejor podría ser tomarse un tiempo, y en tanto estudiar un curso corto, desarrollar un hobby o viajar.

La crisis económica y los “Ninis”

La pandemia del Covid-19 ha generado una grave crisis a nivel mundial. El 2021 la mayoría de países pudo recuperarse; sin embargo, en el Perú la crisis por la coyuntura política aún se mantiene, y la deserción de estudiantes tanto en colegios como en universidades e institutos ha sido mayor a la habitual, por lo que ha habido un récord de jóvenes de entre 15 y 29 años que no estudia ni trabaja (ninis), los cuales representan al 11%, equivalente a más de 1.5 millones. Este grupo vulnerable siempre estará en grave riesgo de ingresar a la delincuencia, o formar parte de sectores en pobreza y extrema pobreza, por lo que el estado debe preocuparse y desarrollar programas que los ayude para retornar a los estudios y el empleo.

Lamentablemente, el 65% de este grupo son mujeres, y muchas se convirtieron en madres adolescentes. A fin de superar o no caer en este grupo, es importante el apoyo de familiares, cunas o wawawasis y considerar estudiar carreras cortas, para lo que hay incluso opciones de cursos virtuales, que los preparen para poder trabajar y así continuar sus estudios. Otra opción es buscar becas como las de Pronabec; para ello, Expo Universidad presenta también opciones de estudios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.