Educación virtual en los colegios privados

Adaptación y respuesta

La cuarentena que actualmente estamos viviendo ha obligado a las instituciones educativas a adecuarse a brindar una formación para la cual no estaban preparadas. Este desconcierto inicial también afectó a los padres de familia, quienes sobre la marcha han debido aprender a manejar con sus hijos herramientas virtuales. Pasado el susto inicial, la transformación digital ya se ha puesto en marcha. Sin embargo, los pros y los contras se han hecho evidentes con el transcurso de las semanas y tocan a puntos tan controversiales como la deserción escolar y el costo de las pensiones.

 

La declaración del estado de emergencia y su suspensión han generado una serie de reacciones que continúan en evolución. Inicialmente, se paralizaron todas las actividades en espera de que pasen los 15 días previstos de cuarentena, para retomar las clases presenciales en el mes de abril, pero conforme transcurría marzo fuimos entendiendo que la cuarentena se prorrogaría. El Estado fue el primero en reaccionar, desarrollando en tiempo récord un sistema de educación virtual para seis millones de estudiantes, con un mix de herramientas entre el portal Aprendo en casa, TV y radio, mientras que los colegios privados en su mayoría empezaban a buscar alternativas con muy poco conocimiento y a tientas. Por su parte, los padres de familia, que tampoco entendían de educación remota, entraron en incertidumbre y los profesores tuvieron que trabajar sin horario para comprender las nuevas herramientas y ver cómo  preparaban sus clases ante el nuevo escenario.

Durante todo el mes de abril, los colegios han tenido muchos momentos de zozobra, sin saber por dónde empezar y qué comunicar a los padres de familia; entre tanto, los docentes han tenido un proceso de aprendizaje acelerado en larguísimas jornadas laborales, tratando de conocer y aprender nuevas herramientas tecnológicas para el dictado de sus clases. De igual manera, los estudiantes debían habituarse a las nuevas circunstancias, y los padres de familia, aún desconcertados, debían apoyar a sus hijos en la medida de sus pocos conocimientos. Lo interesante, sin embargo, es que al finalizar el mes tanto profesores como estudiantes y padres de familia han avanzado significativamente. En resumen, podríamos decir que en un solo mes se ha avanzado lo que en condiciones normales equivaldría al de todo un año en el desarrollo de la transformación digital.

Este intenso aprendizaje en colegios, así como el inicio de clases de las universidades y el creciente teletrabajo, van afianzando la costumbre a la nueva normalidad; tanto es así que durante los días de semana muchos estudian o trabajan y los fines de semana es muy usual observar cómo amigos y familiares se reúnen usando herramientas de comunicación online, pero no solamente con quienes se frecuentaban, sino que al desaparecer las distancias, y estando en confinamiento en muchos países del mundo, en estas nuevas reuniones se incluyen amigos o familiares residentes en los lugares más remotos del planeta.

 

Plataformas tecnológicas

De acuerdo con una última encuesta elaborada por nuestra organización, las principales herramientas que usan los colegios para desarrollar sus clases tienen algunas variaciones según el segmento de mercado al que se orientan. Así, tenemos que los colegios del segmento A usan mayoritariamente Teams de Micrososft, luego Zoom y Classroom de Google, mientras que en el segmente B usan en ese orden Zoom, Classrom y Hangouts de Google. Finalmente, los colegios del segmento C prefieren Zoom, WhatsApp, Classroom y Youtube. Tal como se muestra en el siguiente gráfico, muchos de los colegios usan Zoom, que es la herramienta más popular, que en su versión gratuita solo dura 40 minutos, lo cual ocasiona que las clases efectivas sean muy cortas.

 

Consultados sobre las mayores dificultades que los padres de familia encuentran en la educación virtual, las respuestas también varían de acuerdo con el segmento socioeconómico. Así, en el segmento A consideran como dificultades el hecho de que los estudiantes requieren autodisciplina y una persona que los acompañe, mientras que los padres de familia del segmento B señalan también la falta de autodisciplina y la lentitud del internet. Finalmente, en el segmento C las principales dificultades son el internet es lento y que los estudiantes no logran concentrarse con esta nueva tecnología, tal como se muestra en el siguiente gráfico.

 

Vale la pena precisar que Zoom, WhatsApp, Microsoft Team y Google Hangouts o Meet son herramientas de comunicación online, en tanto que YouTube es similar pero con la diferencia de que es asíncrona, es decir, no es una comunicación en tiempo real. De esta manera, solo Classroom de Google es propiamente una plataforma para la creación de aulas virtuales, pues sirve para crear documentos, enviar  material educativo, realizar un calendario, o agenda, etc. Por tanto, se infiere que la mayoría de colegios han reemplazado las clases presenciales del aula a clases similares pero con el profesor en una pantalla y los estudiantes en sus pantallas en casa, es decir, la misma mecánica, y no se están aprovechando las enormes facilidades que brinda la nueva plataforma, ni contenidos disponibles. Pero además, no se están usando otras plataformas que ofrecen mayor seguridad, muchas de ellas gratuitas, de mayor tiempo o de menores costes.

La educación virtual permite utilizar una serie de herramientas y muchos contenidos digitales donde el profesor usa videos, experiencias audiovisuales, recursos multimedia interactivos disponibles para cada materia o cursos en diversos sitios, como, por ejemplo, Khan Academy en matemáticas, que tiene las clases disponibles que los estudiantes pueden ver una y otra vez con una batería de ejercicios que los estudiantes pueden desarrollar de acuerdo con el nivel de avance de cada uno. En ciencias permite iniciar con una actividad para movilizar conocimientos previos, explorarlos y desafiarlos, lo cual posibilita nuevos descubrimientos, y solo después se explican los conceptos formales que la investigación proporcionó. Para los más niños hay talleres lúdicos divertidos, y muchísimo más. Estos contenidos están disponibles en repositorios digitales, wikis, sitios académicos, bibliotecas, plataformas virtuales, muchos de ellos gratuitos y otros con suscripción. Esperamos que esto forme parte de una mejora de un segundo momento, un upgrade, pues estas opciones son parte de las enormes facilidades que brinda la educación virtual y permiten desarrollar la curiosidad, investigación y profundización de conocimientos de los estudiantes.

Pensiones escolares

El tema del costo de pensiones ha sido bastante polémico y ha logrado gran cobertura mediática. En general, los padres de familia han sido muy críticos con el naciente servicio de educación virtual, seguramente lleno de vacíos y fallas, pero que gracias al esforzado trabajo de los colegios y, sobre todo, de sus docentes ha ido mejorando. Esta insatisfacción junto con la nueva situación económica de las familias se ha visto reflejada en la solicitud de descuentos en las pensiones escolares.

En un inicio, menos del 30% de colegios del segmento A y B, así como los pertenecientes a consorcios educativos, aceptaron realizar dichos descuentos. Además, los que aceptaron lo hicieron en un promedio del 10%, mientras que muchos colegios de los segmentos C y D accedieron con mayor facilidad a descuentos mayores; pero en cambio, el avance de sus sistemas virtuales era escaso. A la fecha, este panorama ha variado y podemos observar nuevas  tendencias, que describimos a continuación.

  • Cerca de la mitad de colegios de los sectores A y B han realizado descuentos en un promedio del 15% al 20%, al igual que los colegios pertenecientes a los consorcios educativos.
  • En muchos casos, los descuentos son diferenciados de acuerdo con el nivel de enseñanza; así, se da un mayor descuento en inicial, luego en los primeros años de primaria y, finalmente, un menor descuento en secundaria.
  • La mayoría de colegios del segmento C y D han realizado descuentos en promedio entre el 30% y 40%. Pero también hay que anotar que varios colegios han decidido suspender sus actividades este año, ya sea porque no han podido implementar su sistema virtual o porque tienen una alta morosidad y fuga de estudiantes hacia colegios públicos. Esta situación se ve sobre todo en colegios pequeños con muy pocos estudiantes.
  • Algunos colegios han optado por juntar varias secciones para sus aulas virtuales y así reducir costos. También se ha detectado reducción de sueldos de maestros.
  • Los centros de educación inicial han sido uno de los sectores más golpeados por la alta deserción de estudiantes, muchos padres de familia han decido aprestarlos directamente usando la plataforma Aprendo en casa del Ministerio de Educación (Minedu) o acogiéndose a algún programa de home school.
  • En vista de la distancia, ya no es impedimento ofrecer servicios educativos; varias instituciones están brindando clases de manera abierta sin importar el distrito, por lo que hay nuevos colegios virtuales. Igualmente, algunos nidos con una interesante plataforma y un equipo de docentes y psicólogos ofrecen servicios educativos fuera de su radio de acción usual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.