Cómo mejorar la concentración y atención de su niño

A través del juego es posible preparar al niño para cuando inicie su formación escolar, desarrollando desde ya su concentración y atención, que redundará favorablemente, además, en su lectoescritura y el equilibrio de la motricidad fina, entre otros beneficios.

La base primordial para lograr el aprendizaje es un niño atento y concentrado. Pero nosotros desde casa podemos ayudarlo con materiales de la vida diaria, es decir, que encuentre en su hogar.

A todo  niño le fascina trabajar con agua; entonces, manos a la obra. Invita a tu niño a trabajar la actividad de pasar agua de un recipiente a otro.

Sugerimos colocar el material en una fuente y  un pequeño paño secador para mantener orden y limpieza.

Trasvasijar líquido con gotero
En esta actividad presentamos dos recipientes: uno con agua, que irá al lado izquierdo, y el otro sin agua, al lado derecho del niño. El trabajo consiste en absorber con un gotero el agua que ésta a la izquierda y pasar el líquido poco a poco al otro recipiente que está vacío.

¿Cuales son los objetivos?
>Concentración y atención. Esta actividad al mantener al niño realizándolo con interés, mejorará el nivel de atención y concentración.
>Lectoescritura. Mediante ésta actividad se trabaja la direccionalidad, se prepara la vista y la mano para la lectoescritura que sigue la  trayectoria de izquierda a derecha.

Trasvasijar líquido con esponja
Es una variación del ejercicio anterior. Brindamos una esponja que quepa  en la mano cómodamente; ahora pasará el agua absorbiendo el líquido y exprimiéndolo de un recipiente a otro. Es súper divertido y fortalecerá la muñeca, las manos y los dedos.

Trasvasijar líquido con embudo
Para esta actividad entregaremos dos botellas transparentes de boca ancha. La misión consiste en pasar el agua con un embudo. Esta actividad es placentera ya que el chorro al caer captura la vista y logra mantener al niño muy concentrado y atento, además de ayudar a la maduración ojo-mano.

Trasvasijar con cuchara
Nuestra siguiente lección se trata de presentarle al niño dos recipientes: el de la izquierda con gemas de colores y el otro, vacío. La faena consistirá en pasar con una cuchara los elementos de uno en uno y de izquierda a derecha. Luego podemos cambiar las gemas por piedras, semillas, etc. Además de los objetivos antes mencionados, trabajamos el equilibrio de la motricidad fina. (Foto gemas con cuchara)

Trasvasijar con otros materiales
Para seguir reforzando este entrenamiento con diferentes elementos te sugerimos cambiar la cuchara por tenazas de hielo, pinzas de cejas, y todo lo que tu creatividad te indique.

Cernir con harina
Cernir harina con colador. Entregamos al pequeño dos recipientes, uno con harina y semillitas y el otro, vacío. El pequeño con ayuda de un colador y una cuchara empezará a verter la harina en el colador y al dar vueltas con la cuchara separará las semillas. No sabe lo divertido que la pasará. Y logrará el movimiento circular de la mano, que es importante para la escritura.

Sorpréndase de los resultados, gracias al método Montessori, por las lecciones anteriores.

_____________________________
María del Pilar Rojas Montes > Promotora Baby Kreatividad Guardería y Jardín Kreatividad

Compartir: