Costos y segmentación de la educación privada

 

La inversión por alumno bajo la lupa

La educación privada en el Perú ha gozado de un inmerecido prestigio. Actualmente, la mitad de la educación en Lima es pública. La otra mitad se divide, a su vez, en colegios de desempeño medio hacia arriba y de aquellos que tienen un nivel deficiente. La ecuación número de estudiantes por costo de alumno revela cuán engañosa puede ser una educación de calidad en colegios privados dirigidos a estratos populares, que, en definitiva, no puede competir con la educación pública, mucho más estandarizada.

En Lima existen 4705 colegios, de los cuales 3773 son de gestión privada y 932, pública. Mientras las escuelas públicas cuentan en promedio entre 300 y 400 estudiantes, las privadas, por el contrario, en general son pequeñas (el 78% de ellas tienen menos de 200 estudiantes). Los colegios privados con mayor alumnado pertenecen a los consorcios o cadenas de colegios con varias sedes. Se observa que todos, excepto el Innova School, tienen mayor población estudiantil en secundaria y están concentrados en los últimos tres grados, tal como se muestra en el siguiente cuadro:

La cantidad de estudiantes por aula entre colegios públicos y privados también es disímil, tal como se observa en el siguiente cuadro. Más del 75% de colegios privados tienen menos de 20 estudiantes por aula; incluso muchos tienen menos de 10 alumnos. En secundaria aumenta la cantidad de alumnos por aula. Sin embargo, también existen colegios con un número alto de estudiantes por aula, entre los que destaca el colegio José Quiñones de SMP, con 41 alumnos. Le siguen el María Auxiliadora y Santa María, ambos del distrito de Breña, con 40 alumnos por aula en promedio; con 39 alumnos el Sor Querubina (Surquillo); con 38 alumnos Santa María Marianista (Surco), La Salle (Breña), Santísimo Nombre de Jesús (San Borja), Manuel Antonio Ramírez Barinaga (SJM), etc.

Pensiones

En cuanto a las pensiones, el 58% de colegios cobra hasta S/300 mensuales; el 26% tiene pensiones entre S/ 301 y S/ 600; el 12%, entre S/ 501 y S/ 1000, y menos del 4% tienen pensiones superiores a S/ 1000.

En resumen, sabiendo que la gran mayoría de colegios privados son pequeños, con pocos alumnos por aula y con pensiones reducidas, podemos clasificarlos en cuatro grupos de acuerdo con las pensiones que cobran y con su segmentación al sector objetivo de mercado al que se orientan.

Segmento bajo

Un primer grupo representa al 58% de los colegios con pensiones menores o iguales a S/ 300. Aquí podríamos pensar que 8 de cada 10 colegios son precarios, que pagan sueldos por debajo del sueldo del docente del sector público; en muchos casos, incluso, los mismos propietarios dictan clases, buscando una fuente de ingresos, y es justamente ahí donde los resultados de las evaluaciones están por debajo de los de las escuelas públicas, ya que no cuentan con docentes capacitados, equipamiento ni infraestructura adecuada. Una manera de discernir puede ser en función del número de estudiantes por aula, lo cual definirá el ingreso económico de cada sección y su contribución al ingreso total del colegio, haciéndolo viable o de sobrevivencia.

Estos colegios compiten directamente con los colegios públicos. Por ello, una mejora en la percepción sobre la calidad de los colegios públicos bien equipados y con la entrega de libros y materiales educativos eliminaría a muchos de estos planteles. Por el contrario, las huelgas, paralizaciones y un abandono de los colegios públicos harán que estos se potencien y aumenten. Hay que anotar que en este sector la inversión por alumno es menor a la efectuada por el estado que asciende a US $1,100 anuales por alumno, siendo uno de los más bajos de la región.

Segmento medio bajo

Un segundo grupo de colegios representa al 26%, con pensiones promedio entre S/ 301 y S/ 600. Aquí podemos encontrar a un variado grupo de colegios. Por un lado, a la mayoría de los colegios pertenecientes a los consorcios educativos, tales como Innova School, Pamer, Trilce, Bertolt Brecht, Saco Oliveros, etc. También tradicionales colegios parroquiales tales como el María Auxiliadora de Breña, Nuestra Sra. del Pilar o San Ricardo (La Victoria); San Vicente de Paul (Surquillo); Agustiniano San Martín de Porres (Pueblo Libre), etc. En este grupo también están los colegios destacados en sectores emergentes, como San Pío X (SMP), La Merced (VES), Enrique Camino Brent (SJL), Humtec (Comas), El Buen Pastor (Los Olivos), etc. Por otro lado, encontramos a pequeños colegios en distritos de Lima moderna, como Dalton (Lince), Himalaya o Sigma (La Molina), Andrés Bello (San Borja), Reina del Carmelo (Magdalena), Winnetka (Chaclayo), etc.

Los colegios parroquiales y los emergentes, en general, son colegios medianos y grandes, que hacen economía de escala con 30 o más alumnos por aula, brindan una educación tradicional, y cuentan con buena infraestructura. Entre los colegios pertenecientes a los consorcios, varios se orientan a prestar una educación exigente en ciencias, haciendo énfasis en el ingreso a universidades como San Marcos, UNI y la Católica, supliendo este déficit con el alquiler de canchas deportivas cercanas para sus actividades deportivas. El caso de Innova es distinto, ya que tiene una metodología diferenciada, acreditación internacional AdvancedED y un énfasis interesante en la enseñanza de idiomas. Por otro lado, los colegios pequeños son diversos, algunos personalizados y con énfasis en algunas áreas, por lo que hay que evaluarlos puntualmente.
Los colegios pertenecientes a los consorcios instalados en provincias tienen un posicionamiento distinto, ya que muchas veces terminan compitiendo con los colegios locales más reputados, siendo bilingües y con menores costos en sus pensiones, como es el caso de Innova School, Futura School, etc.

Segmento medio alto

Este segmento está constituido por el 12%, con pensiones entre los S/ 601 y S/ 1000. Este grupo es, en cierta forma, bastante parecido al segmento anterior. Aquí encontramos a algunos colegios pertenecientes a los consorcios, pero la diferencia es que estos están ubicados en distritos donde los terrenos son más caros, por lo que sus pensiones superan los S/ 600. También hay una predominancia de colegios católicos, tales como el Claretiano (San Miguel), Santa Rita, La Reparación y María de Las Mercedes (Miraflores), San Francisco de Borja (San Borja), Santa María Eufrasia (La Molina), Cristo Salvador, Inmaculada Concepción y Mater Christy (Surco), La Salle (Breña), De Jesús (Pueblo Libre), San José de Cluny (Barranco), Nstra. Sra. de la Merced (Ate), Sor Querubina (Surquillo), etc. En general, estos colegios brindan educación tradicional, con 30 o más alumnos por aula en promedio.

En este segmento podemos encontrar algunos colegios bilingües que, además, tienen pocos alumnos por aula, como Mater Admirabilis y San Charbel (San Miguel), Lima International School of Lima (La Molina), Americano (Miraflores), Frances Mary Bus y International Lima (Surco) y Dante Alighieri (Lince). Se trata de colegios pequeños. También encontramos colegios alternativos como La Casa de Cartón (Chorrillos), Héctor de Cárdenas (Jesús María), Jose Antonio Encinas y Margaret Mead (Magdalena), Waldorf (Cieneguilla), etc.

Como vemos, en este grupo podemos encontrar diversas propuestas y elegir de acuerdo con nuestra valoración, definiendo el tipo de educación que buscamos para nuestro hijo y pensando qué tipo de educación e institución le conviene más según su perfil.

Segmento alto

Este segmento está constituido por menos del 4% de los colegios (unos 100 aproximadamente), con pensiones superiores a los S/ 1000. Se caracterizan, fundamentalmente, por ser en su mayoría bilingües o, por lo menos, tienen buen nivel en un idioma extranjero, especialmente el inglés; cuentan con infraestructura y equipamientos adecuados, amplia gama de cursos y actividades extracurriculares. La mayoría de estos colegios también tienen Bachillerato Internacional que les permite ingreso directo a una serie de universidades del Perú y de todo el mundo, como consecuencia de ello un grupo importante de jóvenes emigra a estudiar en carrera a universidades de Europa y Estados Unidos.

Aquí encontramos a los colegios pertenecientes a asociaciones culturales, entre ellos los colegios británicos, alemanes, chinos, franceses, italianos, judíos, japoneses, etc. También encontramos colegios alternativos como los Reyes Rojos, Leonardo Da Vinci, Waldorf, Isabel Flores de Oliva, André Malraux; y a los personalizados como Villa Gratia Dei, Brunning, Mark Twain, Skinner, Christa Mc Auliffe, María Nicoll, etc.
Asimismo, hay un grupo importante de colegios religiosos en este segmento, por lo menos 20, tales como el Recoleta, Santa Ursula, Villa María, San Agustín, Inmaculado, etc. También están los colegios Alpamayo y Salcantay para el sector alto y Los Álamos y Monte Alto para sectores medio alto, o el San Pedro y Villa Caritas (católicos pero gestionados por laicos).

Incremento de pensiones

Luego de evaluar 320 colegios, el 73% subió sus pensiones en 5% en promedio, y 27% las mantiene invariables desde el 2017. El 64% de colegios incrementó sus pensiones entre 4% y 8%, un 17% subió entre el 8% y 11%, un 8% subió por encima del 11%, mientras que un 11% subió sus pensiones menos del 4%. En cuanto a las cuotas de ingreso, un alto 70% mantiene los montos del año anterior, mientras que el 30% que incrementó lo hizo entre el 10% y 20%. Los colegios que más subieron fueron los de costos medios, como, por ejemplo, los Innova School (8% en promedio) y el Bertolt Brecht (11%), entre otros.

Si bien el incremento, en promedio, es ligeramente menor al que se registró el año pasado (6%), para el 2018 más colegios subieron sus pensiones, ya que el 2017 el 59% subió sus pensiones, menor al 73% de este año. En cuanto a la cuota de ingreso, contrariamente el año pasado un grupo menor de colegios subió la cuota de ingreso 30%, mientras que el año pasado el 42% hizo algún incremento.

No obstante que el 2017 fue un año complicado desde el punto de vista económico y las proyecciones para el presente año tampoco son muy alentadoras, el hecho de que un mayor número de colegios haya realizado algún incremento podría explicarse como una razón para financiar el aumento de sueldos de los docentes que las instituciones deben afrontar para el presente año lectivo. A pesar de ello, será muy difícil que la gran cantidad de instituciones pequeñas con pocos alumnos y con pensiones reducidas puedan siguiera equiparar los sueldos de los docentes con los de la gestión pública. Un posible impacto podría reflejarse en un ajuste en el servicio, es decir, que brinden un servicio restringido contratando docentes de menor nivel, con lo cual el panorama se complicará aún más para los estudiantes.

El Minedu debería trabajar intensamente con políticas bien diseñadas para seguir mejorando la educación pública y elaborar estrategias para captar a estudiantes de colegios privados precarios, cuya calidad está por debajo de los colegios públicos. Junto a ello esperamos una adecuada negociación con el gremio magisterial, a fin de prevenir huelgas y paralizaciones que tanto daño hacen a los pobres, pero al mismo tiempo continuar con las evaluaciones y ascenso de docentes de acuerdo con la meritocracia. Finalmente, urge retomar en este inicio de año el entusiasmo, a fin de reposicionar a la educación en la agenda pública, para cerrar las enormes brechas que existen entre colegios privados top y privados precarios, colegios públicos de alto rendimiento y los de barrio, urbanos y rurales.