» Para iniciar el año escolar: Gasto por hijo llega a S/.2400

Para iniciar el año escolar: Gasto por hijo llega a S/.2400

Según el último estudio de Global Research Marketing (GRM), la suma de la matrícula, pensión, cuadernos, libros, útiles, uniformes y mochila ascienden en promedio a S/.2415. Este desembolso se efectúa entre el mes de febrero e inicios del mes de marzo, fecha en la que se inicia el año lectivo escolar.

Un estudio publicado en el diario Gestión (27.02.14) ha revelado que la matrícula promedio para este año ha subido hasta los S/.748, cuando el 2013 se situó en S/.475 en promedio. Este incremento se debería a que muchos padres de familia han trasladado a sus hijos de colegios públicos a privados y otros los han cambiado a colegios de mayor costo en vista de un incremento en sus ingresos y buscando una mejor educación.

En cuanto a la pensión promedio para el presente año, se sitúa en S/.771, que también se incrementó desde S/.522 (promedio 2013). Hay que anotar que donde más ha aumentado es en el segmento C, que pasó de S/.339 a S/.566. Por otra parte, se destaca también que para el segmento C y D prima la cercanía al hogar; a diferencia del A y B, que sí está dispuesto a trasladarse a otros distritos.

Fuente: GRM

Lugar de compra
En cuanto a los lugares donde realizan sus compras, el estudio precisa que los padres del segmento C y D mantienen sus compras en los mercados, especialmente el Mercado Central o Mesa Redonda; mientras que los del segmento A y B prefieren los supermercados o librerías. Para la compra de los zapatos, las tiendas por departamento y supermercados son preferidos.

Asimismo, un 66% de padres encuestados dice que visita más de un local para comparar precios antes de realizar sus compras. Sobre la compra de útiles, si bien mayoritariamente es realizada por la madre, quienes influyen sobre las marcas y modelos son los propios estudiantes, que cada vez más son determinantes.

En cuanto a los colegios públicos, la lista permitida para útiles es de un máximo de S/.50 por estudiante, toda vez que el Ministerio de Educación entregará libros, cuadernos y una serie de materiales.

Financiamiento de gastos

Consultado sobre la forma cómo afrontan estos gastos, los padres de familia en promedio (58%) lo financian con su sueldo, con sus ahorros (27%), con algún ingreso extra (6%), usando tarjetas de crédito (4%), con préstamo bancario (3%), préstamo familiar (3%) y préstamo de empresa (2%).
Es decir, un 20% de padres se endeuda para afrontar los gastos del inicio del año escolar; en los segmentos A y B mayoritariamente 66% y 61% lo financia con su ingreso mensual, mientras que en los sectores E un 41% usa sus ahorros, seguido del D (29%) para realizar sus compras escolares.

Conclusiones
Los colegios podrían aliviar en algo este enorme desembolso en el que incurren los padres de familia al inicio del año escolar, donde se juntan todos los gastos. Ocurre que los útiles y materiales solicitados serán usados a lo largo de todo el año, inclusive en los meses de noviembre y diciembre. En tal sentido, podrían proponer algunas opciones, cosa que hacen pocos centros educativos. 

Por ejemplo, se puede solicitar útiles por trimestres o semestres, o mejor aún: solicitar un monto equivalente para la compra de los útiles por parte de la institución. Esta alternativa tiene la ventaja de que al tratarse de compras al mayorista, puede haber ahorro de costes.

Las instituciones deben tener claro que su “negocio” es cobrar la pensión escolar con la que deben cubrir todos sus costos y la utilidad estimada razonablemente. En el resto de actividades y adquisiciones no se debe lucrar, porque ello afecta a la buena imagen de la institución. De modo que el ahorro de costes en las compras deberían trasladarlas a los padres de familia, el que además seria valorada por los “clientes” padres.

Por otra parte, es increíble que los colegios no cuenten con banco de libros o bibliotecas, y soliciten la compra de libros todos los años. Para el plan lector, los padres compran una serie de libros que en ocasiones ni siquiera llegan a leer, cuando estos deben estar disponibles en los colegios. Así se lograría no solamente un ahorro, sino que también se incentivaría una cultura de lectura en biblioteca y cuidado de los libros.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam