Crecimiento y segmentación de la educación privada


La demanda de colegios que brinden una educación de calidad es cada vez mayor, con padres de familia dispuestos a invertir en una excelente formación para sus hijos. Esta eclosión de colegios privados se ha visto favorecida por el dinamismo y crecimiento de la economía peruana, que ha permitido una diversificación de la oferta educativa impensable hace más de diez años.


El Perú ha mantenido desde hace una década un crecimiento económico sostenido, cuya principal fortaleza es poder mostrar una solidez en el mercado interno, que ha permitido el desarrollo de empresas e instituciones.

Uno de los sectores que particularmente se ha visto beneficiado es el de la educación privada tanto en el nivel superior como en la educación básica. Este hecho se ve reflejado en que la demanda supera la oferta educativa, lo que permite, a su vez, el crecimiento de esta educación que, según Semana Económica, representa más del 40% de la educación básica en Lima. Incluso, hay varios distritos –como San Isidro, Miraflores, Surco o La Molina– donde la educación privada supera a la educación pública en número de alumnos e instituciones.

En cuanto al costo de pensiones comparado con el de hace una década, ha subido en promedio 60%, e, incluso, un grupo importante ha subido más del 100%, sobre todo en distritos emergentes donde las pensiones eran bajas y los colegios que se han diferenciado han podido hacer este incremento. En otros casos ha habido un reposicionamiento; por ejemplo, de estar en el segmento C han pasado al segmento B, gracias a la incorporación de mejoras en idiomas, calidad, infraestructura, etc. que los padres de familia perciben. Análogamente, otros mantienen sus pensiones y ahora están atendiendo a un segmento inferior.

Una consulta rápida sobre las pensiones nos muestra que en un 75% de colegios ha habido un incremento de entre 7% y 15% entre el 2010 y el 2011. Asimismo, hay una ligera alza en las cuotas de ingreso. Quienes quieran comparar el costo entre instituciones deben tener en cuenta el número de cuotas a pagar, ya que estas varían de 9 a 11. Además, algunos colegios, adicionalmente, cobran matrícula.

A continuación presentamos una clasificación de acuerdo con las modalidades y costos.

Colegios laicos, segmento A

Este grupo está compuesto por más de 20 colegios cuyas pensiones oscilan entre S/.1,100 y S/.2,900. Se trata, en general, de colegios con excelencia académica, bilingües, con óptimo equipamiento, buena infraestructura, con amplias actividades extracurriculares en deportes y cultura. La mayoría de ellos brinda el Bachillerato Internacional.

En los noventas eran unos 15, y en algo más de 10 años esta cifra casi se ha duplicado. Un primer grupo está compuesto por colegios promovidos por los llamados “centros culturales” y tienen el apoyo de países a cuyas colonias brindan un servicio de excelente calidad, como los colegios: Roosevelt, Markham, Newton, San Silvestre, Hiram Bingham, Peruano Británico, Franco Peruano, Humboldt, Pestalozzi, Cambridge, Raimondi, Casuarinas, León Pinelo, Leonardo Da Vinci. También encontramos a colegios gestionados por las órdenes de los Sodalicios y el Opus Dei, como el Villa Caritas y San Pedro; Salcantay y Alpamayo. Finalmente, están los nuevos colegios que han ingresado en este segmento, como el San Ignacio de Recalde, Magister, Trener, EuroAmericano, Altair. La cuota de ingreso de estos colegios varía desde US$3000 hasta US$8000.

En este segmento la demanda supera la oferta, lo que ha permitido el ingreso de nuevos colegios. El crecimiento económico del país ha dado lugar al incremento de empresarios y profesionales de elite que buscan una educación de calidad, por lo que están dispuestos a pagar pensiones altas. Por otro lado, gracias a la apertura económica muchas empresas multinacionales han abierto sus sucursales y con ellos han llegado al país empresarios extranjeros, ejecutivos y diplomáticos con sus familias cuyos hijos también asisten a dichos colegios.

Colegios laicos, segmento B

En este segmento existen una serie de colegios con características diferenciales interesantes, con pensiones que van de S/.600 a S/.1,100.

Hay algunos bilingües o con un buen nivel de otro idioma, como el San Jorge de Miraflores, Lincoln, Peruano Japonés Unión, Peruano Chino Diez de Octubre, André Malraux, Weberbauer, San Charbel, Mater Admirabilis, Lord Byron, School of Tomorrow, Christian School, etc.

Otro grupo de colegios brinda enseñanza personalizada –pocos alumnos por aula– como el Brüning, Sarmiento, B.F. Skinner, André Malraux, Agnus Dei, Palestra, etc. También están los colegios alternativos, entre ellos Los Reyes Rojos, La Casa de Cartón, Waldorf. Estos últimos se caracterizan por brindar una educación basada en la autonomía, buscando resaltar la individualidad y bastante libertad –los alumnos incluso asisten sin uniforme.

Por el tipo de gestión están los colegios cooperativos como el Lincoln, Weberbauer, Peruano Japonés Unión, Holy Trinity, Santa Felicia, Lisson, San Felipe, etc. En estos colegios los padres de familia son los promotores y son ellos los que toman las decisiones estratégicas de la institución.

Aquí también encontramos a colegios nuevos como Santa Teresita, Nivel A, el renovado San José de Monterrico, etc. Existen colegios subvencionados como el Liceo Naval, para hijos de oficiales de la Marina de Guerra y también aceptan a otros alumnos.

Colegios laicos, segmentos C y D

En este segmento existen muchos colegios, son heterogéneos tanto en tamaño, infraestructura, como en calidad y filosofía, con pensiones menores a S/.600.

Hay un grupo cada vez más grande conformado por los “preuniversitarios” con sedes en varios distritos como Trilce, Pamer, Saco Oliveros, Pitágoras. Hay otros nuevos igualmente con varios locales como: Bertolt Brecht y San Felipe Nieri –este último promovido por el Interbank, que ha anunciado su interés de llegar en los próximos años a 100 colegios: 50 en Lima y 50 en provincias, a un ritmo de 10 colegios por año.

Podemos encontrar, asimismo, colegios grandes subvencionados vinculados a las Fuerzas Armadas o policiales como: Manuel Polo Jiménez en Surco, Pedro Ruiz Gallo en Chorrillos y Leoncio Prado en San Miguel. Estos colegios si bien son para hijos de militares, aceptan, por un costo mayor en la pensión, a otros alumnos.

Hay colegios que han crecido bastante y están muy bien posicionados sobre todo en distritos nuevos como: Fermín Tangüis en SJM, Callao y SJL; Enrique Camino Brent en SJL; Villa María y PROLOG en Villa María del Triunfo; Reino de los Cielos en SMP; William Prescoh en Los Olivos, SMP y SJL; San Pío X en SMP y Los Olivos; Santo Domingo en Chorrillos, , etc.

En este segmento ha habido una explosión de nuevos colegios sobre todo en distritos emergentes gracias a la mejora en la economía de la población y al esfuerzo que los padres hacen en pagar las pensiones, ya que prefieren los colegios privados buscando lo mejor para sus hijos ante la mala reputación de la educación pública. Sin embargo, hay que advertir que existen colegios con grandes deficiencias que incluso pueden estar por debajo en calidad que los propios colegios públicos.

Colegios religiosos

Los colegios religiosos están prácticamente en todos los segmentos y en todo el país. Aproximadamente 900 colegios están agrupados en torno al Consorcio de Centros Educativos Católicos (CCEC), que reconocen la autoridad y la orientación de la jerarquía eclesiástica. Entre ellos hay tres modalidades: autofinanciados, estatales y mixtos. En general, son colegios con infraestructura adecuada y diseñada para ese fin, son asesorados en la gestión y cuentan con un programa de capacitación de sus profesores.

Existen también colegios pertenecientes a otras religiones como: adventistas, protestantes, metodistas, evangélicos, etc.

De acuerdo con las pensiones podemos encontrar grupos:

1. Un primer grupo está formado por colegios con pensiones mayores a S/.1000, como los colegios Santa María, Villa María, Inmaculado Corazón, Recoleta. Algunos consideran en este grupo al Villa Caritas, San Pedro, Alpamayo y Salcantay, ligados a congregaciones de los Sodalicios y Opus Dei. Las cuotas de ingreso van desde US$1000 a US$2500.

2. Un segundo grupo de colegios tradicionales con pensiones de entre S/.650 a S/.1,000, como La Inmaculada, Santa Úrsula, Reina del Mundo, Carmelitas, Regina Pacis, Champagnat, San Agustín, Reina de los Ángeles, Belén, María Reina, Beata Imelda, Pío XII, etc. Se trata de colegios autofinanciados cuya cuota de ingreso oscila entre mil y dos mil dólares o su equivalente.

3. Un tercer grupo lo conforman colegios cuyas pensiones varían entre S/.350 y S/.650, como: Sophianum, Santa Rita de Casia, Claretiano, María de las Mercedes, San José de Cluny, Cristo Salvador, La Salle, San Luis Maristas, Salesiano San Francisco de Sales, Santa María Eufrasia, San Antonio de Padua, Inmaculada Concepción, La Reparación, etc. La cuota de ingreso oscila entre US$500 y US$1000. Algunos de estos colegios son parroquiales, es decir, reciben apoyo del Estado, como el pago de algunas plazas docentes.

4. Un cuarto grupo de colegios son aquellos cuyas pensiones son menores a S/.350, como Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora del Pilar, Virgen de la Asunción, San Vicente de Paúl, María Auxiliadora, San José Maristas, San Antonio Marianista, Sor Rosa Larraburre, Niño Jesús de Praga, Sor Ana de los Ángeles. Se trata, en todos los casos, de colegios parroquiales.

Aquí también encontramos a los adventistas: Unión de Miraflores, Unión Los Olivos, Unión de Villa Marina en Chorrillos, Brasil en Jesús María, España de Breña, El Buen Pastor en Ñaña, La Alborada en el Callao, etc.; los metodistas: María Alvarado, America High School del Callao,  América de La Victoria; los evangélicos: Raymond Clark y el Elim en varios distritos.

Finalmente hay un pequeño grupo de colegios para niños con habilidades especiales que el Estado no puede atender.

Como conclusión podemos destacar que en todos los niveles antes mencionados es posible encontrar buenos colegios, al margen del costo de las pensio

nes. La diferencia principal acaso radique en algunos factores, como son la ubicación, la infraestructura, actividades extracurriculares, idiomas, y los sueldos del personal docente y administrativo.


Compartir: