» 18 universidades peruanas en ranking latinoamericano

18 universidades peruanas en ranking latinoamericano

Dos más que en medición anterior (2014)


Si bien ha habido una ligera mejora en la presencia de la educación superior en nuestro país a nivel de mediciones, el auge económico peruano debería impulsar y promover con mucho más eficiencia la mejora de la calidad educativa.

Dieciséis universidades peruanas se encuentran entre las 300 mejores de Latinoamérica, según el último reporte de QS World University Rankings. A esta cifra se añaden dos nuevas en este ranking, con lo cual suman 18 universidades peruanas. Cabe anotar que el 2012, cuando apareció el primer ranking, solo 12 universidades peruanas estaban en este selecto grupo.

Si bien apenas tres universidades peruanas se encuentran entre las top 100, hay 7 entre las top 150, dos más que el año anterior. Entre las primeras 10 ubicaciones, cinco universidades son brasileñas, 2 de Chile, dos de México y 1 de Colombia. En el puesto 19° recién aparece una universidad peruana.

La metodología del estudio toma en cuenta las siguientes variables: la reputación académica de las universidades, empleabilidad de los egresados, porcentaje del cuerpo docente y estudiantes, proporción de docentes con doctorado, porcentaje de estudiantes extranjeros, calidad de la enseñanza, educación inclusiva y presencia on line.

Escalando once posiciones en el puesto 19 (30 en el 2014) está la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), que además ocupa el puesto 491-500 del ranking mundial, y su facultad de CC.SS. ocupa el puesto 281, de acuerdo con la misma institución que elabora esta medición QS World University Rankings. La universidad destaca en las variables de  empleabilidad, reputación académica, staff de sus docentes, presencia en alumnos extranjeros y que un 20% de sus egresados realizó estudios de posgrado.

La Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) se encuentra en el puesto 60 y pertenece a las Top 800 a nivel mundial (puesto 700+), destacando en las variables la proporción de profesores con doctorados, reputación académica y que el 10% de sus egresados ha desarrollado un posgrado. Lo lamentable es que por tercer año consecutivo viene cayendo desde el puesto 46, en el año 2012.

La Universidad Peruana Cayetano Heredia se ubica en el puesto 64. Este centro superior de estudios destaca nítidamente en la variable “citas en artículos y publicaciones”. También, en la proporción de docentes y estudiantes, así como en su productividad de trabajos de investigación. Hay que resaltar que viene mostrando una mejora sostenida desde el año 2012, en que se encontraba en el puesto 81 de este ranking y, además, está entre las 800 mejores universidades del mundo (puesto 700+).

La Universidad de Lima ha trepado al puesto 102, desde el 133 en el 2014, desplazando a la Universidad Agraria, básicamente por la empleabilidad de sus egresados, la reputación académica y el nivel de docentes.

La Universidad Nacional Agraria La Molina ocupa el puesto 117, recuperándose levemente (132 en el 2014), destacando en la proporción de docentes y estudiantes, y gracias a las citas en artículos y publicaciones especializadas. Del mismo modo, la UNI muestra una mejora sostenida y ocupa el puesto 134 (160 en el 2014), con notorio énfasis en su empleabilidad y la proporción de docentes y estudiantes en sus facultades.

La Universidad del Pacífico también subió al puesto 139 (201-250 en el 2014), destacando por la empleabilidad de sus egresados, la proporción de estudiantes y docentes, así como por el nivel académico de sus profesores. Otras universidades que mejoran a pesar de tener menos de 25 años de creadas, son la UPC y USIL. De igual modo, la Universidad de Piura, y la San Antonio Abad del Cusco, mientras que las universidades Ricardo Palma, San Martín de Porres, Federico Villarreal y Nacional de Trujillo permanecen estables. Las dos nuevas universidades que han ingresado al ranking son la Universidad Nacional del Altiplano y la Universidad Privada del Norte (UPN).

Cómo estamos en la región
El ranking general es liderado por la Universidad de São Paulo seguido de la Universidade Estadual de Campinas (Unicamp), ambas del Brasil, las mismas que desplazan a la Pontificia Universidad Católica de Chile a la tercera ubicación, mientras que la Universidad de Chile sube a la cuarta ubicación (6ª en el 2014).

El quinto lugar es ocupado por la Universidad Federal de Río de Janeiro, mientras  que la Universidad Nacional Autónoma de México sube al puesto 6 (8º en el 2014), desplazando a la Universidad Los Andes de Colombia al sétimo lugar. El octavo lugar es ocupado por la UNES de Brasil, desplazando a La Universidad Tecnológica de Monterrey (ITESM) a la novena posición. La Universidade Brasilia cierra el Top Ten.

A nivel regional, el Perú ocupa el sexto lugar del ranking por número de universidades al ser superado por Brasil con 85 universidades, México con 67; Colombia, 52; Chile, 40 y Argentina, 39. El ranking hasta el año pasado comprendía a 300 universidades, mientras que esta última medición aumentó a 380. Esos ochenta nuevos cupos han sido cubiertos por 17 universidades de México, 10 universidades de Colombia y Chile, 9 de Argentina, 8 de República Dominicana, 4 de El Salvador y Brasil; 3 de Ecuador, Honduras y Guatemala, y solo 2 de Perú, entre otros.

Más del 50% de las universidades de Chile y México se encuentran en el ranking de las 380 mejores. Brasil tiene aproximadamente al  40% de sus universidades en este ranking. Por su parte, Colombia, Argentina, Panamá y Guatemala  tienen al 25% de sus universidades en este ranking. Ecuador cuenta con aproximadamente 20% de centros de educación superior en esta lista, en tanto que Perú y Venezuela tienen algo más del 10% de sus universidades.

Si analizamos las universidades del Top 100, Brasil tiene a 25 universidades, Argentina a 15, Chile y México a 14, Colombia a 12, Venezuela a 5 y, en la cola, Perú queda con 3 y Ecuador con 2.

Nuestro país viene creciendo sostenidamente en lo económico, tiene estabilidad, aumento de las exportaciones, reducción de la pobreza, expansión de la clase media; es decir, ha mejorado en una serie de indicadores. Por lo tanto, la mejora de la calidad educativa no debería estar ausente. Se hace pues impostergable implementar estrategias orientadas a mejorar y elevar el nivel de la calidad educativa con mayores presupuestos para las universidades públicas, elevar las exigencias a las universidades privadas, así como trabajar en las certificaciones reales con organismos de prestigio. En este sentido, la implementación de la nueva Ley Universitaria debiera encaminarse en esa línea.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *