» Confecciones peruana en la mira

Confecciones peruana en la mira

El Perú siempre se ha caracterizado por la calidad de sus confecciones, favorecido por tener materia prima de calidad al alcance de la mano, como es el algodón pima y la fibra de alpaca, que ya llevan varios años con una fuerte aceptación en el exterior, tanto en la región cuanto en Estados Unidos y Europa. Sin embargo, este crecimiento comercial no va de la mano con la oferta disponible de mano de obra y técnicos calificados, que nos permitan enfrentar realistamente compromisos de entrega.

La industria textil-confecciones se carac-teriza por ser muy sensible a los cambios y preferencias del mercado, y en más de 25 años ha habido tumbos que tuvieron en el 2008 una de sus mayores crisis. Estas oscilaciones, felizmente, parecen haber logrado estabilizarse. Las exportaciones de textiles sumaron US$266.1 millones entre enero y julio del 2011. Según Alerta económica, los mayores envíos se registraron hacia Ecuador, Colombia, Chile y Venezuela.

En cuanto a los productos demandados, los tejidos fueron los que tuvieron la mayor aceptación (37.1%), seguidos de los hilados (32.8%) y las fibras (24.3%). Las prendas peruanas son muy cotizadas y no son sino el fruto de una calidad garantizada, que ha concitado el interés de marcas mundiales y empresas como Kenzo, Le Bon Marché, Broksfield, Vila Roma y Ellus, que reconocen el buen trabajo de la mano de obra peruana y la calidad de nuestro algodón.
No obstante esta bonanza, la mano de obra no abunda. Las empresas textiles emprenden políticas de atracción y retención de personal, que incluye capacitación por parte del Senati, para poder enfrentar el compromiso de pedidos de mercados externos que no se restringen, como antes, a los Estados Unidos, como son el caso de Brasil y Venezuela. Más allá de la región, los exportadores de prendas hechas a base de algodón, por ejemplo, están apostando a mercados como Francia, Inglaterra, Alemania y España, donde se vende bien este tipo de prendas.

Incursión en frontera
Una ventaja competitiva que tiene el Perú frente a colosos comerciales como la China son sus mayores posibilidades de abastecerse de materia prima clave para las confecciones de prendas de vestir, como es el caso de nuestro algodón.

Tal ventaja ha hecho posible que nos convirtamos en un proveedor importante para Brasil, que empieza a ver a los productores peruanos como una alternativa frente a las dificultades que tiene el país asiático, por cumplir con sus plazos de entrega, lo cual, a su vez, contribuye a ampliar las relaciones comerciales que mantenemos con nuestro vecino del Atlántico. Ténganse en cuenta que las exportaciones de prendas de vestir peruanas a Brasil se triplicaron desde el 2008 y cerraron el 2010 en US$70 millones.

Esta incursión en un mercado tan grande como el brasileño no es gratuita. La calidad de las confecciones peruanas, amén de nuestro algodón, ya es reconocida en regiones fuera de nuestra frontera como Estados Unidos y Europa. Llegar a la meta de los US$100 millones en exportación a nuestro país vecino va a depender de nuestra capacidad de entrega en los plazos previstos, por una parte, y de la cada vez menor dependencia de las fibras e hilados de algodón importados, por otra.

Fibras
Adicionalmente, a la caída de las exportaciones de las confecciones chinas debido a la crisis de aprovisionamiento se suma la decisión favorable de muchas firmas extranjeras que buscan prendas de vestir elaboradas con fibra de alpaca –cuyo precio hoy es alto– y algodón orgánico, tales como Tommy Hilfiger y Nike, con sede en Holanda, interesadas en esta mezcla de fibras, así como en prendas de algodón.

Actualmente, la fibra de cachemira (pelo de cabra) es la que mayor aceptación (41%) tiene en el segmento de lujo a nivel mundial, frente a los intentos de la fibra de alpaca (11%) por posicionarse en la producción de pelos finos. En el caso de esta última, la producción proviene, básicamente, del Perú, Bolivia, Australia y Chile. A fin de abaratar el costo de las prendas de vestir, muchos clientes buscan una mezcla de alpaca con acrílico. Ante este panorama, el diseño es crucial, porque en los acabados radica el valor agregado de una prenda de vestir con fibra mezclada. Además, nuestro país posee una industria textil en lana y alpaca de primer nivel. Esto abre perspectivas interesantes para todos aquellos que quieran dedicarse al diseño textil como:

Ingeniero Textil, Ing.  Químico, gestión de la moda, gestión textil, diseñadores de moda, jefes de tienda o como técnicos en alta costura, patronaje, bordado, asistentes de diseño y operarios con conocimiento de costura, bordado, estampado, teñido, etc.

Post Relacionados

2 Comentarios para Confecciones peruana en la mira

  1. Kimberly says:

    Desde pequeña me ha interesado el diseño de modas… cuando valla a la expo universidad me gustaría saber si realmente es mi vocación… Sería genial si me pudieran dar info extra de ésta carrera a mi correo… 🙂

  2. ISABEL RAVICHAGUA QUINTO says:

    excelente la publicacion, que instituto o universidad se puede estudiar diseño textil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam